“Nadie es monedita de oro para caerle bien a todo el mundo” Refrán que nos recuerda que cada persona tiene una opinión y es muy difícil que todas estas concuerden en cualquier sentido. Uno de los problemas que algunas personas tienen es no conocer este principio, y querer recibir de todo el mundo comentarios positivos, no sabiendo aceptar las críticas que algunos tienen.

Hablando específicamente del mundo de los libros y sus respectivos autores, pondremos una regla simple: “No escribas un libro pretendiendo que todo el mundo lo lea”.

Muchos autores tienen la firme idea de que cuando publiquen su libro, se convertirán en los autores más famosos de la historia, porque moverán cielo mar y tierra para lograr que el mundo entero compre su libro… Lamentablemente a la hora de la hora, descubren que la realidad es otra. Y a veces, es demasiado tarde para cambiar las cosas.

Ser famoso, no significa que te conozca todo el mundo, puedes ser famoso llegando a un círculo de lectores meta. Si te preocupas por querer llegar más allá, probablemente estarás desgastando esfuerzos, porque simplemente, cuando a la gente no le interesa algo, ni siquiera se toman la molestia de ponerte atención. Tratar de llegar a todas las personas es una forma segura de fracasar. Piensa en la teoría de disparar con la escopeta y tratar de tirarles a todos al mismo tiempo; no te llevará a ningún lado y definitivamente no te gustarán los resultados.

Sé el mejor en tu categoría, enfócate en realizar una estrategia para canalizar tus energías en esa dirección y en destacar tu máximo potencial. Recuerda que la clave para el éxito es aprender a mantenernos enfocados en lo que verdaderamente es para nosotros.

Define el perfil de tus lectores, logra que te ubiquen y verás cómo no será necesario estarles recordando “¡Hey, aquí estoy, existo, pélame!” Empezarás con una pequeña red, pero te sorprenderás de como, poco a poco irá creciendo, y con personas que verdaderamente están interesados en ti, en tu estilo.

Cuando estás totalmente ocupado desatando tu máximo potencial en el área correcta y logrando resultados de excelencia, verás que las expectativas que tenías respecto a la fama cambiarán.

“Buscar la perfección es el primer paso hacia la obsolescencia”