El bloqueo del escritor y cómo superarlo. Claves para dejar de sufrir ante la página en blanco.

¿Te ha pasado? Si no sabes qué es, eres uno de los pocos afortunados. El bloqueo del escritor implica la pérdida de capacidad para escribir nuevo material (aunque también abarca la imposibilidad de crear nuevas ideas). Es una condición real que fue descrita por primera vez en 1947 por Edmund Bergler, un ferviente seguidor de las teorías freudianas.

El bloqueo del escritor puede tener diferentes causas. Desde las más simples (como la innecesaria procrastinación o la sensación de fallo), hasta la más complejas (como las psicológicas o los problemas económicos). La causa más común es presión para producir nueva obra, pero puede surgir bajo cualquier situación en la que nuestro cerebro esté bajo estrés y muchas veces viene acompañado del síndrome de la página en blanco.

¿Qué es la inspiración y cómo superar la falta de esta?

Según la RAE, la inspiración es el estímulo que anima la labor creadora en el arte. Es un brote de creatividad que literalmente significa “recibir el aliento” (inspiratio).

Por fortuna, hay algunos trucos de los que puedes asirte para mantenerte inspirado y escribir.

Primer paso: reconoce que sufres un bloqueo.

Segundo paso: No te obsesiones. Cuando te obsesionas solo te agobias y entonces el bloqueo se vuelve mayor.

Tercer paso: Analiza cuál es el origen del problema. Como cada cabeza es un mundo, los bloqueos también tienen sus particularidades. Muchas veces, la barrera es mental, ¿nunca sentiste que tu obra es mediocre? Sabes a lo que me refiero.

Cuarto paso: Relájate. Divertirse es válido. ¿Cómo podemos tener nuevas ideas si no cultivamos nuevas experiencias? Dedica tiempo a actividades que en nada estén relacionadas con la escritura, ¿cómo podría tu próximo personaje resultar un experto jugador de ajedrez si ni siquiera sabes jugar?

Quinto paso: Lee en lugar de escribir. Dedica tu tiempo de escritura para leer. Escoge a uno de tus autores favoritos o a alguno que no conoces… nunca sabes de donde pueden surgir las ideas.

Sexto paso: El mejor antídoto para superar la pagblanfobia es escribir algo que no tenga que ver con lo que deseamos escribir. Si estás en un punto en el que no sabes cuál será la siguiente escena, no te preocupes y deja la página en blanco: recuerda que siempre puedes continuar la historia en cualquier otro punto. No te obsesiones con una idea, no hay tantos temas en el mundo como solemos creer, prueba escribir cualquier cosa y sal de tu zona de confort.

Tip extra:

Escribe sin editar: La escritura no tiene que quedar perfecta desde un inicio. Cuando te preocupas en exceso por la calidad de la escritura, avanzas menos. El editing va después de terminar la idea, cuando tengas que cortar sin piedad los detalles que no son necesarios para explicar la historia pero que sí lo fueron para escribir.

Advertencia final:

Entre más tardes en volver a escribir, más difícil será superar el bloqueo del escritor. Escribe. Escribe. Y, por favor, por lo que más quieras, impide que el bloqueo se adueñe de ti.

¿Cuándo fue la última vez que tuviste miedo a la página en blanco?